Noticias y Nuevos Productos

Así es cómo consigue la NASA imágenes de Plutón

Así es cómo consigue la NASA imágenes de Plutón

La nave espacial New Horizons de la NASA está ofreciendo increíbles imágenes de Plutón, el planeta enano que está nada menos que a 4.800 millones de kilómetros de la Tierra. La tecnología debe sortear retos como la fortaleza de las señales de radio, el tiempo que tarda la señal en ir y volver o la velocidad de los datos. Te contamos todo el proceso.

La transmisión de imágenes se consigue gracias al trabajo de la Deep Space Network o Red del Espacio Profundo de la NASA, que responde a las siglas DSN y que es una red internacional de antenas de radio que sirven como apoyo a las misiones espaciales.

Sus antenas están distribuidas en tres lugares: Barstow en California, Robledo de Chavela a 60 kilómetros de Madrid y cerca de Canberra en Australia. Cada uno de estos complejos de antenas se ubican aproximadamente a un tercio de la longitud de la Tierra respecto a las otros dos, por lo que si una nave se sale del alcance de una antena, la recoge la siguiente.

Las primeras imágenes enviadas la nave New Horizons sobre Plutón se recibieron por las antenas de Madrid y Barstow.

Estas antenas trabajan solas o en grupo y se comunican con cerca de 30 sondas espaciales todos los meses, explica Jeff Osman, director técnico de contacto de la Deep Space Network.

Los datos viajan a una velocidad de aproximadamente 1.200 bits por segundo (casi tan rápido como un módem de acceso telefónico a Internet de principios de los años noventa) y tardan unas 4.5 horas en llegar a la Tierra. Esta escasa velocidad de transmisión, junto con que la nave no siempre apunta hacia la Tierra, explica por qué las imágenes tardan casi un día en llegar y por qué no podremos tener imágenes en video del sistema solar en el corto plazo.


 

La Deep Space Network no se limita a los trabajos de la NASA, sino que apoya misiones internacionales de la Agencia Espacial Europea y de la agencia espacial japonesa, por ejemplo.

En teoría puede comunicarse con hasta 15 naves espaciales. La mayoría utilizan una porción de la banda X a 8.4-8.5GHz. Debido a que las señales que llegan a la Tierra son tan débiles, la NASA necesita una banda de frecuencia dedicada para evitar interferencias.

Las agencias espaciales están buscando nuevas frecuencias aún más altas, en torno a los 32GHz para las futuras generaciones de naves espaciales.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>