Noticias y Nuevos Productos

Cuatro preguntas sobre la fusión de Dell y EMC

Cuatro preguntas sobre la fusión de Dell y EMC

La operación hará de Dell uno de los grandes suministradores mundiales de TI, sólo por detrás de IBM y Microsoft.

Dell soltó una bomba en el mercado de TI el lunes al anunciar sus planes para la adquisición del gigante de almacenamiento EMC por 67000 millones de dólares. La operación plantea muchas preguntas: aquí van cuatro.

¿Dónde está la nube?

Asumiendo que vaya adelante, la operación hará de Dell uno de los mayores suministradores mundiales de TI, sólo por detrás de IBM y Microsoft, pero Dell seguirá teniendo poco que ofrecer en el área de rápido crecimiento de los servicios cloud. Oracle, IBM y Hewlett-Packard están construyendo ofertas cloud con diversos niveles de éxito, pero esta es un área donde Dell no se ha focalizado, y la compra de EMC no va a cambiar la situación. Cuánto importa esto es una pregunta que queda sin contestar.

“La operación hace de Dell un competidor mucho más potente en el sentido tradicional de suministrador de tecnologías de TI. El problema es que el futuro pertenece a jugadores no tradicionales”, ha afirmado Glenn O’Donnell de Forrester.

Casi todas las grandes compañías están utilizando alguna combinación de nube pública o privada, y Dell necesita demostrar que puede ser un suministrador de estas compañías. Pero esto no significa que necesite operar su propia nube, y competir frente a frente con Amazon Web Services o Microsoft Azure sería un error muy costoso, sostiene O’Donnell.

En cambio Dell puede ofrecer infraestructura convergente para desarrollar instalaciones de nube privada, ofrecer luego middleware que conecta esos sistemas con servicios como Azure y AWS. EMC posee alrededor del 80% de VMware, que ofrece ese tipo de software, y Dell tiene otros productos también para integración con la nube.  Dell también vende hardware a las compañías que desarrollan servicios en la nube, algo que Michael Dell destacó en una teleconferencia el lunes.

Crawford Del Prete, de IDC, tampoco piensa que Dell necesite un servicio cloud hoy, aunque predice que Dell necesitará reconsiderar esa estrategia con el tiempo.  Eso significaría una fuerte inversión en nuevos centros de datos u otras adquisiciones, nada de lo cual parece que esté entre las prioridades de Michael Dell ahora mismo.

¿Qué pasa con el acuerdo VMware-Cisco-EMC?

EMC se unió a Cisco y VMware hace seis años para forma una compañía denominada VCE que vende sistemas de infraestructura convergente que combinan computación, red y almacenamiento en bloques preconfigurados.

Dell y EMC han dicho que el acuerdo va a continuar. “Nuestro negocio de VCE, conectado a los productos y servicios de Dell, va a crecer más rápidamente y va a tener mucho mayor impacto en la industria de lo que cualquiera de nosotros podría individualmente”, ha afirmado en un blog el CEO de EMC, Joe Tucci.

Pero la adquisición de EMC abre la puerta para que Dell venda más de sus propios servidores y dispositivos de red en esos sistemas convergentes, y O’Donnell es pesimista. “VCE está muerto, en mi opinión”, ha dicho. Cisco ha reducido ya su inversión, y espera que Michael Dell reduzca también la inversión de EMC.
Estima que VCE tiene unas ventas anuales de alrededor de 1000 millones de dólares, no más, piensa, porque VCE es un acuerdo más que una “compañía de verdad”, lo que hace dudar a los clientes. “Dell tiene ahora una oportunidad de crear un equivalente unificado real, y hacerlo mejor”, ha dicho.

Del Prete ve un camino más pragmático para Dell. Dell no puede igualar lo que Cisco incorpora a VCE en términos de equipamiento de red, afirma, así que no ve grandes cambios a corto plazo. “Yo esperaría que Dell intente capturar más valor de esos acuerdos, pero Michael es un chico listo que sabe que para disponer de los mejores sistemas de red necesita trabajar con Cisco”, ha añadido.

¿Qué significa esta adquisición para los rivales?

Incluso si el acuerdo de VCE continúa, Cisco se va a enfrentar a un entorno competitivo diferente de ahora en adelante, y esto disparará la discusión interna sobre su estrategia a largo plazo. “No veo nada inminente, pero necesitan pensar a fondo con quién van a trabajar en el futuro y cuáles son las adquisiciones potenciales de ahora en adelante” ha afirmado Del Prete.

“La infraestructura convergente es la orden del día, lo que significa que Cisco tiene que pensar cómo van a construir esos sistemas y con quién van a colaborar, porque EMC no es la misma compañía que era la noche anterior”, ha dicho.

HP habría superado ampliamente a la combinación de Dell y EMC, pero eligió dividirse en dos compañías el 1 de noviembre, y HP Enterprise va a ser ahora una entidad más pequeña. La CEO Meg Whitman ha visto un lado positivo en las noticias, diciendo a los empleados de HP en un memorándum que Dell va a tener que pagar 2500 millones solo en intereses para completar la operación, según los informes.

Pero la operación va a incrementar la presión en HP para que demuestre como va a hacer crecer su propio negocio.

“Este acuerdo va a acelerar probablemente el calendario de HP Enterprise para adquisiciones significativas, porque la música va a subir ahora de ritmo”, ha comentado Del Prete de IDC.

El analista Rob Enderle, que ha sido crítico con la división de HP, es mucho menos optimista. “Si se lleva a cabo, HP se queda tiritando”, ha dicho en un blog. “Dell va a aparecer como un suministrador mucho más completo que HP, y con el efecto paralizante de los despidos masivos que está realizando HP, los clientes van a buscar rápidamente alternativas”.

¿Va a haber despidos en Dell-EMC?

Algunos recortes van a ser inevitables, pero quizá no tantos como se pensaría en una operación de este tamaño.
“Hay evidentemente sinergias de costos, no vamos a decir que no las haya, pero hay otras compañías en la industria a las que se da mucho mejor el cortar cabezas”, ha dicho Michael Dell en tono sarcástico el lunes en una teleconferencia. Debía referirse a HP, que ya ha reducido 55.000 puestos de trabajo y va a eliminar ahora otros 30000 más.

Una gran diferencia con Dell es que ésta es una compañía privada, con lo que no tiene la misma presión que HP para reducir costos y cabezas.

Además, Dell necesita de la fuerza de ventas de EMC para hacer funcionar la transacción. Dell juega sobre todo en el mercado de empresas medianas, y desea la ayuda de EMC para poder vender a los grandes clientes. Dell también confía en que su propia fuerza de ventas pueda llevar también los productos de EMC a los clientes más pequeños a los que vende ya ahora. “Esta operación va a ser un éxito o no basado en la capacidad de Dell de apalancar y capturar valor de la fuerza de ventas de EMC, que es de lo mejor de la industria”, ha dicho Del Prete de IDC. 

Así, cuando se habla de “sinergias de costo”, no cree que afecte a los equipos de ventas, sino más a las funciones de back office, como podría ser el área de recursos humanos. Y esto además podría ayudar a que hubiera todavía menos recortes de puestos de trabajo.


James Nicolai, IDG News Service.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>