Consejos

Evita arruinar tu aplicación móvil empresarial

Evita arruinar tu aplicación móvil empresarial

Considera estas tres maneras equivocadas de desarrollar aplicaciones empresariales… y evítalas

 

La mayoría de las aplicaciones móviles empresariales tienen que recorrer un largo camino antes de poder considerarse buenas aplicaciones móviles. Por desgracia, las aplicaciones generalmente fracasan por las mismas razones, ya que las empresas suelen ignorar los problemas hasta que ya es demasiado tarde.  Pronto, la adopción de los usuarios se desploma, las aplicaciones shadow (aquellas no aprobadas por el departamento de TI) se vuelven comunes y su negocio empieza a sufrir.

 

Con base en lo anterior, aquí presentamos tres maneras infalibles de arruinar las aplicaciones móviles empresariales… y cómo evitarlas. 

 

1. Dale a los usuarios exactamente lo que piden

Comienza por encontrar un buen analista de negocios y dedícale unas cuantas semanas a realizar una lista de requerimientos para su aplicación. Una vez que sepas lo que necesita, presenta una solicitud de propuesta (RFP) y contrate a un proveedor que no entienda su negocio para implementar la aplicación. 

 

Confía en que la aplicación será todo un éxito: entrevista a los involucrados, la diseñó conforme a sus procesos existentes y tomó nota de todo. ¿Qué podría salir mal?

 

He aquí una palabra para ti: repetir. ¿Cuántas veces has ordenado exactamente lo que querías en un restaurante y sentirse decepcionado con el platillo que recibió? Ese mismo sentimiento de arrepentimiento sucede todo el tiempo con los clientes móviles. 

 

En lugar de dedicar semanas o meses a recopilar requerimientos, identifica rápidamente el producto mínimo viable (MVP, por sus siglas en inglés) y lanza la aplicación… ¡cuanto antes! Una vez que publiques la aplicación, pide a los usuarios su opinión. Incorpora esta retroalimentación y vuelve a lanzar la aplicación una y otra vez. De esa forma, tu aplicación no solo no fracasará, sino que los usuarios sentirán que son parte de ella.   

 

2. Diseña tu aplicación en torno a un proceso de negocio existente

¿Qué pensarías si te pidieran que escribieras los pasos a seguir para encontrar el teléfono, la dirección y el horario de un restaurante específico, sin utilizar el Internet? Que estoy loco, ¿no? ¿Entonces, por qué crear aplicaciones empresariales móviles con base en los procesos existentes? 

 

Lo más seguro es que a los usuarios no les agraden sus procesos existentes si ya tienen una silla cómoda y un teclado completo para introducir información, de modo que obligarlos a utilizar un teclado táctil sería bastante molesto.

 

Prueba esta táctica para evitar las complicaciones comunes de diseñar las aplicaciones móviles en torno a los procesos existentes: divide un pizarrón en tres columnas verticales. Etiquétalas: Proceso de negocio, Movilidad primero, y Nuevas oportunidades. En la primera columna dibuja tu proceso existente en un diagrama de flujo. En la segunda columna dibuja líneas desde el diagrama de flujo que representen los pasos que podrían modificarse con la movilidad y escríbelos en la columna de Movilidad primero. 

 

Por último, en la tercera columna, con base en sus ideas para el flujo de Movilidad, escribe las nuevas oportunidades para las aplicaciones o los procesos de negocio que ofrece este nuevo procedimiento.

 

3. Asegúrate de que la aplicación no se conecte a tu negocio

Si realmente quieres que tu aplicación móvil fracase, diseña una que genere o actualice datos en un solo sistema pero que obligue al usuario a editar esos datos o agregar más información para poder incorporar los datos en un proceso más grande.   

 

No deseas que su aplicación móvil esté separada de sus procesos de negocio ni que sea incapaz de actualizar los sistemas centrales. Deseas que los datos de tus aplicaciones móviles sean una parte transparente de la experiencia empresarial (UX). 

 

Constantemente veo a empresas que lanzan aplicaciones móviles fantásticas para ver datos corporativos que carecen por completo de experiencia empresarial. Esas aplicaciones permiten ver la información en cualquier lugar, pero los usuarios tienen que acceder a otro sistema para actualizar los datos. Lo cierto es que el proceso de negocio ahora es más difícil que cuando le ofrecía a sus usuarios una nueva aplicación móvil sofisticada.   

 

Una estrategia para evitar un UX empresarial deficiente consiste en utilizar proveedores y plataformas en la nube y conectar los sistemas existentes en forma segura a la nube como una central de integración móvil. Luego, desarrollar las aplicaciones utilizando esa nueva plataforma como el único punto para la conectividad de las aplicaciones móviles. 

 

Las plataformas en la nube abordan todos los aspectos de la movilidad, APIs RESTful, transferencias eficientes de datos y SDKs móviles nativos, lo que hace posible crear un excelente UX empresarial sin tener que gastar en costosos ciclos de desarrollo para actualizar los sistemas existentes. 

 

Con demasiada frecuencia veo que las empresas destinan al fracaso sus aplicaciones móviles. El motivo principal es que tratan las aplicaciones móviles de la misma manera que los proyectos: crean volúmenes de especificaciones de requerimientos, no reinventan los procesos para utilizar las tecnologías nuevas y no prestan atención a la experiencia de UX empresarial.

 

Juntas, estas estrategias pueden destruir cualquier plan de aplicaciones móviles y… ¡felicidades!  Su aplicación seguro fracasará. Evítalo.

 

Quinton Wall, Director de Tecnología para Plataformas en Salesforce

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>