Tendencias

A partir de ahora la privacidad en USA será para quien pueda pagarla

La ley, autorizada por el Gobierno, permite a las operadoras de Internet comercializar con la privacidad y los datos de los usuarios.

Esto ha generado un movimiento masivo de los ciudadanos a redes VPN. Incluso, se especula con servicios de ‘pago por privacidad’ de estas compañías para mantener en el anonimato la huella digital.

Una de las consecuencias más inmediatas que podría tener la controvertida ley que el pasado martes aprobó la Cámara de Representantes de los Estados Unidos es que la privacidad comience a costar dinero a los ciudadanos. Dicha norma ofrece vía libre a los grandes proveedores de Internet para comercializar con los datos que los usuarios dejan en la red.  Muchos grupos pro privacidad han dado ya la voz de alarma preocupados por la idea de que las grandes corporaciones echen mano de su huella digital y la utilicen con fines comerciales y publicitarios.

¿Será  este el fin de la privacidad en el país? No, sí hay previo pago por ella. De hecho, una de las posibles opciones que está cogiendo fuerza es que las propias operadoras ofrezcan paquetes de protección en línea a los usuarios.  Pero, lo que ya es tangible es el movimiento masivo de los consumidores norteamericanos hacia las conocidas como VPN (Red Privada Virtual, por sus siglas en inglés). El país ha experimentado hasta un 37% más de ventas en este sentido.  Por ejemplo, desde PureVPN ha reportado un “drástico aumento en el tráfico”, según la firma. Existen redes privadas gratuitas pero no son tan fiables como las que ofrecen dichas marcas que cuestan alrededor de 10 dólares al mes.

“Esta cuota agregada podría equivaler a un impuesto sobre la privacidad”, indica Ernesto Falcon, asesor legal de la Fundación Frontera Electrónica. “Aquellos que no paguen se enfrentan a la perspectiva de que los proveedores de banda ancha recojan sus datos en línea y los vendan al mejor postor. “Desafortunadamente, no todos los consumidores estadounidenses tienen mucha opción cuando se trata de proveedores de banda ancha, especialmente si quieren velocidades más rápidas en Internet”, asevera Dane Jasper, CEO de Sonic, un pequeño ISP que sirve a California.

Sin embargo, la industria estadounidense de banda ancha asegura que los consumidores no deben preocuparse por la nueva legislación.  A principios de año, compañías como AT&T, Comcast y Verizon se comprometieron  a ser transparentes en cuanto a los datos que recogen de los consumidores a pesar de que ya existen precedentes de lo contrario toda vez que la compañía Verizon Wireless recibiese una multa de 1,35 millones de dólares por insertar cookies de rastreo en las sesiones de navegación por Internet de los usuarios. 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>