BLOG

Análisis al Motorola RAZR (2019): Primeras impresiones

Motorola entra al segmento de los smartphones con pantalla plegable por la puerta grande, ya que lo hace con el rediseño de su emblemático Motorola RAZR. Sin duda este es el smartphone con pantalla más flexible mejor diseñado de 2019.

RAZR 2019  rinde homenaje al teléfono que fuese el gran triunfador del año 2004. Quince años después, es capaz de mostrar algunas de las tecnologías más avanzadas con un formato similar.

Resultado de imagen para razr 2004 2019

El diseño y la ingeniería parecen haberse alineado con los avances tecnológicos para garantizar un tamaño de pantalla de 6,2 pulgadas que se pliega y llega a reducirse a la mitad con el fin de facilitar su transporte y manejabilidad.

Difiere muy mucho del resto de modelos que hemos visto hasta ahora en el incipiente mercado de smartphone plegables y veremos si el tiempo le da la razón y consigue convencer a los usuarios de sus capacidades.

Precio y disponibilidad

Según directivos de Motorola México, el dispositivo aún no tiene fecha de lanzamiento en nuestro país. Por consecuente, tampoco tiene un precio designado.

Sin embargo, recordemos que en el mercado internacional este equipo tiene un costo de 1,500 dólares (poco más de $28,000 pesos mexicanos). Si bien este es un costo elevado, recordemos que las otras dos opciones actuales (Galaxy Fold y Mate X) su precio es de casi cincuenta mil pesos.

Especificaciones

  • Pantalla principal pLED FlexView CinemaWide de 6,2 pulgadas y (2142 x 876, 21:9)
  • Pantalla externa: Pantalla gOLED de 2,7 pulgadas (600 x 800, 4:3)
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 710 de ocho núcleos
  • RAM de 6 GB
  • Almacenamiento de 128 GB
  • Cámara trasera: 16 MP (f/1,7)
  • Cámara frontal: 5 MP (f/2,0)
  • Batería: 2510 mAh con carga TurboPower de 15W
  • Conectividad: eSIM, 4G LTE, puerto de carga USB C, WiFi Dual Band 802.11a/b/g/n/ac, Bluetooth 5.0
  • Sistema operativo: Android Pie 9.0
  • Dimensiones: 172 x 72 x 6,9 mm (desplegado) | 94 x 72 x 14 mm (plegado)
  • Peso: 205 gramos

Diseño y construcción

Samsung y Huawei han lanzado sus propias propuestas en smartphones con pantalla flexible. En ambos casos, se trata de pantallas plegables muy similares, con el aliciente de que al desplegarlos amplían su pantalla de visualización, a un estilo muy parecido a una tableta.

El caso del RAZR es diferente, ya que toma prestado el diseño de su original Motorola RAZR, mostrándose como un teléfono inteligente Android que al desplegarse ofrece una gran pantalla de 6,2 pulgadas, pero que al plegarse, se queda en la mitad, resultando ser más compacto.

moto razr front screen


Más allá de que los ingenieros se hayan dedicado a reeditar el diseño original de RAZR para la nueva era actual, Motorola afirma que ha tenido muy en cuenta la opinión de los usuarios para garantizarse el éxito en su producto. 

Según la compañía, la mayoría de los usuarios están contentos con el tamaño de la pantalla de su dispositivo, pero piensan que sus teléfonos son excesivamente grandes para llevarlos encima a todas partes, especialmente si tiendes a guardarlo en un bolsillo.

En resumen, tenemos una pantalla principal FlexView de 6,2 pulgadas que utiliza un mecanismo de doble plegado (bisagra doble) para reducir su tamaño a la mitad, lo que se corresponde con un formato cuadrado con un perfil inferior a los 14 mm (el mismo grosor que el RAZR original).

motorola razr hinge

Al abrirlo, como parece lógico, el grosor vuelve a reducirse y quedarse en solo 6,9 mm salvo el mentón del teléfono. Aquellos usuarios ya familiarizados con el OG RAZR reconocerán la barbilla de la que hablamos, parte necesaria de la construcción del teléfono. 

De hecho, es utilizada para albergar en su interior las antenas, y también funciona como una pieza de estética RAZR reconocible al instante, con una silueta curva, similar a la del Modelo del año 2004. 

En su base, encontrarás una rejilla que hace las funciones de altavoz y un puerto USB-C: no hay conector para auriculares en este nuevo modelo, para lo que Motorola incluye un adaptador de 3,5 mm en la caja y lo combina con algunos auriculares Denon bajo marca RAZR.

Para cerrar el apartado de diseño, los acabados del RAZR son una mezcla de materiales elegantes con un frontal con protección Gorilla Glass, propenso a las huellas dactilares, junto con una parte posterior de acero inoxidable recubierta y texturizada de resina. 

Básicamente, son materiales que también protegen el terminal ante el desgaste fruto del uso diario del dispositivo, y con garantías ante posibles caídas. Por el momento, es posible encontrarlo en negro, aunque la compañía no descarta nuevas combinaciones de colores en el futuro. 

Pantallas

La interacción entre la pantalla flexible de tipo OLED y el sistema de bisagras, nos ha parecido una auténtica revolución de ingeniería. 

Hay engranajes a cada lado de la pantalla (a la altura de la bisagra) con dientes entrelazados que, cuando pliegas el teléfono para cerrarlo, se combinan para garantizar que las bisagras dobles se muevan de manera constante y segura.

Lo que no queda a la vista es el conjunto de placas de acero inoxidable que hay detrás de la pantalla que se fijan en su lugar cada vez que abres el teléfono y se alejan cuando lo cierras. Estas placas evitan que se deforme el terminal.

Imagen relacionada

Motorola también dice que, al igual que el resto de sus teléfonos, el nuevo RAZR está recubierto con un tratamiento repelente al agua, pero el teléfono también cuenta con protección adicional, para evitar la entrada de polvo y suciedad, un área de problema clave para el Galaxy Fold como pudimos ver previamente a su lanzamiento. 

Motorola también combina el RAZR con una garantía de dos años, así como un programa opcional de soporte que cubre la posible rotura de la pantalla, más allá del período de tiempo que el fabricante ofrece de serie en sus dispositivos.

La calidad de imagen real del panel HD es agradable pero no sorprendente de ninguna manera en particular. El marco alto y delgado del teléfono está supeditado a la relación de aspecto 21:9 de su pantalla, combinada con esa barbilla de la parte inferior. 

Dicho esto, vale la pena señalar que hay una muesca, que alberga el altavoz del teléfono y su cámara frontal, que podría interferir cuando se ven vídeos a pantalla completa.

Software y características

 Si bien hemos podido comprobar que el diseño y la ingeniería del RAZR son indudablemente impresionantes, el dispositivo no ofrece el mismo enfoque en lo que se refiere a su software y componentes internos.

Para un teléfono que abrirá el mercado en 2020, el hecho de que venga todavía con Android 9.0 es un poco decepcionante teniendo en cuenta que el sucesor del sistema operativo, Android 10, habrá estado ya en el mercado casi cuatro meses desde su lanzamiento. 

Imagen relacionada

No obstante, como cualquier otro móvil de Motorola, no pueden faltar los típicos ajustes característicos de la marca con la que se mejora la experiencia básica de Android y ayudan a personalizar la experiencia de uso. 

Contemplamos ciertos añadidos como los accesos directos basados en movimientos y  gestos, como es el caso de lanzar el modo cámara o activar el modo linterna, (ya sea que el teléfono esté abierto o cerrado) y múltiples opciones de navegación.

Al igual que el original, el nuevo RAZR posee una segunda pantalla en la cara exterior de la tapa. Es lo que Motorola llama la pantalla QuickView, y consta de una pantalla POLED de cristal de 2,7 pulgadas con ratio de 16:9 que muestra la hora y las notificaciones.

También puede actuar como un mero visor, permitiéndole usar la cámara principal del teléfono mientras aún está cerrada, así como otorgar acceso al Asistente de Google, respuestas rápidas a notificaciones y algunos controles. Es posible incluso invocar a Google Pay y hacer compras con NFC, sin abrir el RAZR.

Para aquellos que recuerden el modelo de 2004 con cierta nostalgia deben saber que esta versión también dispone de ‘Retro RAZR’. Accesible desde la configuración rápida del teléfono, accederás a un lanzador personalizado que recrea perfectamente la interfaz de usuario del modelo original, desde las animaciones, a los sonidos de encendido típicos.

Sin embargo, este no es un sustituto adecuado para el Android UX estándar, con solo una funcionalidad parcial, a pesar de que su inclusión es bienvenida.

Cámaras

Mientras que los teléfonos más convencionales de Motorola adoptan múltiples sensores como exige ya el mercado, el RAZR simplifica las cosas, con una sola lente frontal de 5 MP y otra principal de 16 MP y focal f / 1.7 presentes en la tapa exterior.

El sensor Sony Exmor RS utilizado no es nada especial, basado en los resultados iniciales, con modos de uso específicos compatibles con AI y el exclusivo sistema de disparo en condicones de baja luminosidad, Night Vision. 

La calidad de la imagen no parece ser motivo de preocupación para sus rivales de precio similar, aunque es algo que probaremos a fondo cuando podamos disfrutar de su uso durante una temporada de uso superior. 

Rendimiento y batería

Las partes internas del nuevo RAZR no te sorprenderán especialmente. Uno de los conjuntos de chips Snapdragon de gama media más potentes de Qualcomm, el 710, dirige el espectáculo, emparejado con 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento.

El hecho de que sea el móvil plegable más económico del mercado, puede justificar en parte el hecho de incluir el procesador menos potente. 

En cuanto a la batería, con una capacidad de 2510 mAh dividida en dos celdas (una en cada mitad del RAZR), parece algo pequeña teniendo en cuenta que el tamaño de la pantalla es de 6,2 pulgadas. 

A esto hay que añadir el hecho de que la mayoría de teléfonos Android cuentan con baterías de más de 3.500 mAh. A pesar de esto, Motorola parece confiada en garantizar una duración de batería bastante aceptable, con el aliciente de la carga rápida TurboPower de 15W.

Veredicto temprano

Teniendo en cuenta que se trata de un smartphone con pantalla flexible y que busca ofrecer la máxima portabilidad, Motorola lo ha conseguido con honores. Sin duda el mejor diseño de un smartphone plegable hasta el momento.

Imagen relacionada

Además de la excelente pantalla y cuerpo, el hardware no te sorprenderá a nivel de rendimiento si lo comparas con otros teléfonos inteligentes del mercado de precio similar, pero de otra forma habríamos perdido la esencia RAZR. 

Es evidente que este modelo no se venderá en masa, pero tiene el potencial de ser uno de los teléfonos más deseables de 2020 a falta de que otras marcas muestren sus cartas.

Alfonso Casas / PC World España.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>