Reportajes especiales

¿Debemos poner límites a la Inteligencia artificial?

La semana se presenta en clave de inteligencia artificial, una de las grandes tendencias para 2018 pero, ¿tiene límites?

La inteligencia artificial, a debate. La semana ha tenido como gran protagonista a una de las grandes tecnologías que marcarán el caminar del sector en los próximos años: la inteligencia artificial. Pero, tiene límites, tal y como expresa Ramón López de Mántaras, uno de las desarrolladores más importantes del país. El experto no cree que ni a corto ni a medio plazo los sistemas inteligentes superen al cerebro humano.  Uno de los países que más está explotando esta ciencia es Japón. La nación asiática se destaca como líder mundial de la robótica industrial. Por otra parte, Hillary Clinton, ex secretaria de estado de los Estados Unidos se ha mostrado muy escéptica ante los efectos que puede tener la inteligencia artificial en la sociedad.

La cautela de sus palabras le ha convertido en uno de los principales desmitificadores de lo que el común de la gente piensa que es capaz de hacer la inteligencia artificial. Pero, no hablamos de un escéptico o apocalíptico más de esta ciencia. Ni mucho menos. En todo caso, es uno de los más importantes desarrolladores de esta tecnología en España. Sin embargo, Ramón López de Mántarasdirector del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial (IIIA) del CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas) tiene muy claro en qué punto se encuentra la inteligencia artificial en la actualidad, lo que puede hacer y hasta dónde puede llegar en los próximos años. Aunque también entiende que el grueso de las sociedades se vea deslumbrado por su poder. Para explicar este fenómeno no dudó en citar, durante la jornada Profesionales competentes para organizaciones inteligentes que la UOC celebró el pasado viernes, al célebre Arthur C. Clarkecon su “cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.

“Pero no se engañen, por desgracia, la inteligencia artificial tiene límites”, aseveraba el experto. “Y son los mismos que hace 50 años”.  El principal, que tendemos a pensar que porque un sistema pueda aprender de sí mismo ya puede hacer cualquier cosa humana. Claro ejemplo de ello es el robot que ha conseguido ser el mejor jugador de Go frente a cualquier humano.  “Si quisiésemos que el software jugase al parchís habría que cambiarlo completamente. Ni siquiera uno programada para jugar al ajedrez podría competir en una partida de damas”.

Es por eso por lo que López de Mántaras dice que la inteligencia humana es versátil, general y que la máquina carece de sentido común y de comprensión del mundo. “Vamos a progresar mucho, pero siempre en ámbitos específicos”, apostillaba. “Igualar a los humanos está a muchos años vista, ni siquiera me atrevo a dar una fecha”.

 

Ética y trabajo, puntas de lanza del debate

Con estas palabras, matizaba López de Mántaras (Abajo, en la imagen), no quiere decir que no sea un defensor de la inteligencia artificial. “Al contrario, abogo por esta tecnología, pero siempre en ámbitos bien definidos y delimitados”. Por ejemplo, uno de los terrenos que están en el centro de la conversación en torno a esta ciencia es saber si la robótica, camino de la revolución 4.0, va a sustituir la mayoría de empleos actuales. En este sentido, expresaba, los puestos de trabajo basados en tareas repetitivas como las manuales y administrativos están ya en jaque. Otros, por el contrario, será muy difícil que sean asimilados por máquinas. “Por ejemplo, las tareas de mantenimiento. La robótica tiene grandes problemas para andar y no tiene casi destreza en las manos. Manejar un objeto deformable, como una camisa, es de una dificultad extrema”.

mantaras

En este nuevo escenario surgen, ineludiblemente, problemas éticos y legales. ¿Deberían estos sistemas tener un contrato de trabajo? ¿Qué hay de su responsabilidad? ¿Qué uso se hace de la inteligencia artificial en el ámbito militar? Todos estos interrogantes se deberían solucionar, según el experto, introduciendo asignaturas de este tipo en la formación de los futuros profesionales. “Además, hace falta que los desarrolladores se planteen estas cuestiones”, indicaba.

Por último, preguntado por cuáles cree que son los países más avanzados en inteligencia artificial, López de Mántaras aseguró que “Estados Unidos y Japón, aunque China está creciendo a pasos agigantados y pronto puede superarles”. En Europa destacan Inglaterra, Alemania y Suiza. “España tiene ocho o nueve países por delante a nivel de investigación y a nivel de penetración en la empresa alguno más, aunque vamos mejorando”.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>