BLOG, Tecnología

Intel analiza el rendimiento y duración de batería de equipos con AMD

Intel dio a conocer recientemente pruebas de rendimiento que sugieren que, cuando se utiliza la batería, las computadoras portátiles con sus procesadores móviles “Tiger Lake” de 11.ª generación ofrecen un rendimiento superior a CPUs con la serie Ryzen 4000 de AMD. La afirmación de Intel está respaldada por pruebas de conocidos Benchmarks como WebXPRT, PCMark 10 y Sysmark.

Intel dio a conocer los resultados de pruebas realizadas a diferentes equipos AMD con Ryzen serie 4000, comparados con sus procesadores de 11a generación. 

Según Intel, si bien las últimas CPU de AMD ofrecen una duración de batería ligeramente mejor que sus contrapartes de Intel, lo logran reduciendo el rendimiento de la CPU de un 38 a 48 por ciento cuando el equipo no está conectado a la corriente.


Las CPU Intel de 11a generación, según Intel, mantienen su rendimiento de manera mucho más efectiva y pierden un promedio de sólo el 5 por ciento en el performance del procesador. La compañía concluyó que AMD sacrifica su rendimiento por la duración de la batería.





Con PCMark 10 usando aplicaciones de Office 365, Intel dijo que las computadoras portátiles AMD “reducen hasta un 38% el rendimiento” en el desempeño del procesador.

En WebXPRT, una prueba que se ha convertido recientemente en una de las favoritas de Intel, los sistemas de AMD cayeron a una reducción del 48% en el rendimiento. En SYSmark 25, se redujo un 30%.

 


Si bien Intel reconoció que los sistemas AMD ofrecen una duración de batería ligeramente superior, argumentó que el rendimiento del sistema cuando el equipo no está conectado a la corriente también es importante. La explicación de Intel de por qué las CPU AMD pierden tanto rendimiento con la batería es que los sistemas esperan de 7 a 10 segundos antes de activar el modo turbo, mientras que los sistemas Intel activan el modo turbo más rápidamente.



Esta brecha es parte de la supuesta ventaja de Intel sobre rendimiento con batería. Según Intel, la mayoría de las cargas de trabajo de los consumidores son muy cortas y esto pone en desventaja a AMD.

Como ya es costumbre cada fabricante realiza sus pruebas de laboratorio en las óptimas condiciones para sus productos. Así que será interesante ver qué respuesta tiene AMD al respecto, si es que la hay.

Por el momento Intel ya dio datos, resultados de Benchamarks y analíticas concretas de sus propios procesadores. También, probablemente Intel retome la promoción de sus procesadores tomando como estandarte la duración de batería sin sacrificar el performance del equipo.

Crédito de las imágenes: Intel

-César Villaseñor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *