Industria

Intel anunció su próximo proyecto en EE. UU. con una inversión histórica en Ohio

Intel anunció planes para una inversión inicial de más de USD $20 mil millones para la construcción de dos nuevas fábricas de chips de vanguardia en Ohio. La inversión ayudará a incrementar la producción para satisfacer la creciente demanda de semiconductores avanzados, impulsando una nueva generación de productos innovadores de Intel y atendiendo a las necesidades de los clientes de manufactura como parte de la estrategia IDM 2.0 de la compañía. Para respaldar el desarrollo de la nueva planta, Intel se comprometió a destinar USD $100 millones adicionales para entablar asociaciones con instituciones educativas con la finalidad de establecer una reserva de talento y potenciar los programas de investigación en la región.

 

“Este anuncio es una noticia trascendental para el estado de Ohio”, señaló el Gobernador de Ohio, Mike DeWine. “Las nuevas instalaciones de Intel transformarán nuestro estado, ya que crearán miles de empleos bien remunerados en Ohio para fabricar semiconductores estratégicamente vitales, conocidos comúnmente como ‘chips’. La manufactura avanzada, la investigación y desarrollo, así como el talento, forman parte del ADN de Ohio, y estamos orgullosos de que los chips -que impulsan el futuro- se fabricarán en Ohio, por los propios habitantes de Ohio”.“Esta inversión marca otra importante forma en  la que Intel está liderando el esfuerzo por recuperar el liderazgo en la fabricación de semiconductores en los Estados Unidos”, señaló Pat Gelsinger, CEO de Intel. “Las iniciativas de Intel ayudarán a construir una cadena de suministro más resiliente y garantizarán un acceso estable a los semiconductores avanzados en los próximos años. Intel está recuperando su capacidad de liderazgo en los Estados Unidos para fortalecer a la industria mundial de semiconductores. Estas instalaciones crearán un nuevo epicentro para la fabricación avanzada de chips en EE. UU. que potenciará la cadena de producción de Intel, desde el laboratorio hasta su manufactura, y fortalecerá el liderazgo de Ohio en investigación y alta tecnología”.

Impacto extraordinario

 

Al ser la mayor inversión por parte del sector privado en la historia de Ohio, se espera que la fase inicial del proyecto genere 3,000 empleos en Intel y 7,000 puestos de trabajo durante el transcurso de la construcción, y que apoye a decenas de miles de empleos locales adicionales a largo plazo en un amplio ecosistema de proveedores y socios. Con una extensión de casi 1,000 hectáreas en el condado de Licking, a las afueras de Columbus, la “mega planta” podrá albergar un total de ocho fábricas de chips -también conocidas como “fabs”-, así como apoyar las operaciones y socios del ecosistema. Cuando la planta se termine de construir, la inversión total en las instalaciones podría ascender hasta los USD $100 mil millones a lo largo de esta década, lo que la convertiría en uno de los centros de fabricación de semiconductores más grandes del mundo.

La planeación de las dos primeras fábricas ya está en proceso de ejecución, y se espera que su construcción comience a finales de 2022. Además, se espera que la producción se active para 2025, cuando la fábrica entregue chips con las tecnologías de transistores más avanzadas del sector. Ohio albergará la primera nueva planta de fabricación de Intel en 40 años.

Además de la presencia de Intel en Ohio, se espera que la inversión atraiga a varias docenas de socios y proveedores del ecosistema necesarios para proporcionar apoyo local a las operaciones de Intel, desde proveedores de equipos y materiales de semiconductores hasta una diversidad de proveedores de servicios. Las inversiones realizadas por estos proveedores no sólo beneficiarán a Ohio, sino que en general tendrán un importante impacto económico en el ecosistema de semiconductores de Estados Unidos. Como parte de este anuncio, Air Products, Applied Materials, LAM Research y Ultra Clean Technology han manifestado sus intenciones de establecer una presencia física en la región para apoyar el desarrollo del proyecto, y se espera que se sumen más compañías en el futuro.

“El impacto de esta mega inversión será muy importante”, comentó Keyvan Esfarjani, vicepresidente senior de fabricación, cadena de suministro y operaciones de Intel. “Una fábrica de semiconductores es diferente a otro tipo de fábricas La construcción de esta mega planta de semiconductores se asemeja a la construcción de una pequeña ciudad, que da lugar a una vibrante comunidad de servicios y proveedores de apoyo. Ohio es un lugar idóneo para la expansión de Intel en los Estados Unidos por su acceso a los mejores talentos, la sólida infraestructura existente y su larga historia como potencia manufacturera. Sin embargo, el alcance y el ritmo de la expansión de Intel en Ohio dependerá en gran medida del financiamiento del “CHIPS Act” en Estados Unidos.”

Compromiso con la comunidad

 

Para ayudar a desarrollar y atraer una fuente de talento cualificado de la región, Intel planea invertir aproximadamente USD $100 millones durante la próxima década en colaboración con las universidades de Ohio, los colegios comunitarios y la Fundación Nacional de la Ciencia de EE. UU. Estas alianzas incluirán toda una serie de actividades, desde proyectos de investigación conjunta hasta el establecimiento de planes de estudio enfocados en la elaboración de semiconductores en programas de licenciatura y posgrado.

“Los semiconductores hacen posible casi todas las facetas de la vida moderna -desde las computadoras y los teléfonos inteligentes hasta los automóviles y los electrodomésticos- y desempeñaron un papel fundamental en las tecnologías que nos permitieron permanecer conectados durante la pandemia”, señaló Kristina M. Johnson, presidenta de la Universidad Estatal de Ohio. “También formarán parte de una amplia gama de aplicaciones en las que el Estado de Ohio participa activamente en materia de investigación, como la inteligencia artificial, la computación cuántica y el desarrollo de vacunas, entre otras. Por lo tanto, es natural que el Estado de Ohio, junto con nuestras instituciones de educación superior, se asocie en esta inversión innovadora para la fabricación de semiconductores. Este anuncio es trascendental para Ohio, para Intel y para los intereses nacionales, ya que todavía nos encontramos en medio de una escasez global de chips. Pero también representa una excelente oportunidad para los estudiantes de hoy y del futuro. Consolidará a Ohio como un importante polo para retener y atraer a una nueva generación de talentos y aprovechará las numerosas oportunidades que se están desarrollando en los colegios y universidades de nuestro estado, incluyendo los distritos de innovación de Ohio, que ya están preparándose en colaboración con JobsOhio”.

Intel tiene un largo historial de responsabilidad corporativa en sus actuales centros de manufactura en los EE. UU. y está comprometido con el establecimiento de relaciones sólidas con la comunidad en el condado de Licking y sus alrededores. Intel tiene un compromiso permanente con la sostenibilidad y se esfuerza continuamente por minimizar su impacto en el medio ambiente. La nueva planta se diseñará y construirá conforme a criterios de construcción ecológica, y las nuevas fábricas tienen como objetivo alimentarse con electricidad 100% renovable, así como alcanzar un uso neto positivo de agua y tener cero residuos totales a los vertederos. Todo esto en apoyo de los objetivos de sostenibilidad de Intel para 2030.