BLOG

Microsoft : Siguiendo los pasos de las actuales tendencias

Microsoft : Siguiendo los pasos de las actuales tendencias

Hace 13 años Microsoft era el rey indiscutido de los sistemas operativos y lo navegadores Web. Con el tiempo aparecieron los smartphones, las tabletas, los sistemas operativos móviles… Bueno, en pocas palabras: Apple y Google expandieron exitosamente sus terrenos; y otros competidores indirectos como Amazon, Mozilla, Samsung, sólo por mencionar algunos, también hicieron lo suyo.

Si quieres ahondar en el tema de cómo Microsoft fue perdiendo poco a poco terreno ante diferentes competidores, puedes revisar mi blog escrito en 2011: ¿Se avecina la caída de Microsoft?.

En esta ocasión veremos cómo Microsoft trata de resucitar con espaciados pero considerables resultados. Lo llamativo del asunto es que intenta modernizarse al puro estilo Google y Apple. Aquí veremos por qué.

Paso uno: Adaptarse a las nuevas tendencias

El primer síntoma de peligro para Microsoft fue el incontenible éxito de las tabletas, presidida por el iPad de Apple y seguido por cientos de tabletas Android, sistema operativo móvil de Google. En combinación hicieron que las tabletas, Phablets, y smartphones tuvieran mejores ventas que las computadoras de escritorio. Desde luego, esto afectó a los fabricantes, pero en mayor medida a Microsoft que fue perdiendo terreno en todas direcciones.

En un reciente informe de Forrester se puede apreciar cómo Microsoft ha ido perdiendo rápidamente terreno en el mercado de los sistemas operativos, sector donde siempre ha sido líder. Claro, todavía gobierna el escritorio, pero gracias al rápido aumento de las tabletas y smartphones, Windows cayó a menos del 40 por ciento del mercado en tan sólo cuatro años.

Sin duda, Microsoft actuó a tiempo antes de un daño crítico, y comenzó a interesarse en las tabletas. Al principio lo hizo con intentos bastante simples, como con su tableta Courier o algunas slates con Windows 7. En el primer caso, el proyecto fue abandonado antes de empezar, mientras que los slates no tuvieron gran éxito.

Al igual que sus principales competidores, Apple y Google, el gigante del software decidió apostar por los entornos móviles y táctiles. Windows 8 es la gran apuesta. Posee casi todas las funciones de un SO de escritorio con algunas variantes, como el menú Modern que obliga (hay que decirlo) al usuario a utilizar una interfaz de mosaicos interactivos.

Estos cambios en el nuevo Windows están pensados para que pueda ser usado con facilidad en una tableta o en una PC de escritorio. Este es un claro intento de Microsoft de poco a poco ir migrando a las tabletas, y al mismo tiempo aclimatar a sus usuarios de escritorio a usar Windows en una pantalla táctil.
 
En una opinión muy personal, me agrada Windows 8 y lo recomiendo, pero para mi gusto es un híbrido un poco confuso. Es decir, en algunos aspectos  es un Windows que no es ni para escritorio ni para tabletas.

De cualquier modo, es un buen primer intento de Microsoft  por tratar de entrar de lleno al segmento de las tabletas y de querer evolucionar como sus competidores; aunque por desgracia todavía no ha tenido buena aceptación en este último segmento.

 

Paso dos: Múdate a la nube

Mientras Google contaba con su versátil editor en la nube de textos y otros documentos, Google Docs, Microsoft continuaba con su software de escritorio Office. Por su parte, el correo electrónico como servicio en la nube reinaba, pero el gigante del software seguía aferrado al programa Outlook, que ciertamente era un dolor de cabeza para las computadoras lentas. Además, era muy lento manejando bandejas de entrada con una gran cantidad de correos.

El software de escritorio era prioridad para Microsoft mientras las tiendas de aplicaciones móviles y los servicios en línea como Dropbox, Netflix, Evernote, etc., proliferaban.

Microsoft lanzó su Office 365 que contaba con muchos servicios en la nube, pero la popularidad de Google Docs ya era demasiada en ese entonces como para que fuera sencillo alcanzarlos.

Un año después, meses antes del  lanzamiento oficial de Windows 8, Microsoft empezó a dar muestras de su “estrategia total” para cambiar de imagen. Skydrive, su servicio de almacenamiento en la nube, fue mejorado. Poco después anunció que el lento y pesado Outlook se transformaba en el servicio en la nube Outlook.com –que tengo que confesar me agrada mucho–, y Office 2013 tiene útiles mejoras, muchas de ellas basadas en funciones en la nube.

Como complemento, el servicio de mensajería instantánea Messenger sería suplido por Skype.

Todos estos cambios eran clara muestra que Microsoft migraba a la nube, acompañado del rediseño de sus servicios a un estilo mucho más minimalista, sencillo y atractivo.

Último paso: Adentrarse de lleno al mercado Tablet.

Microsoft ha hecho muchos malabares con el hardware, siendo algunos proyectos muy exitosos y otros un rotundo fracaso. No obstante, lanzar su propia tableta era un requerimiento obligatorio si quería asegurar su supervivencia. La PC de escritorio no morirá, pero las ganancias ahora se obtienen gracias a la venta de tabletas. No en vano fabricantes de monitores, smartphones y computadoras se han subido por igual a este tren.

Surface es una tableta muy bien pensada, gracias a su ingenioso teclado se volvió única en el mercado, y desde antes de su lanzamiento se colocó en la mira de los expertos. Desgraciadamente, Surface ha tenido un tibio éxito hasta el momento, pero dudo que Microsoft se dé por vencido y abandone el proyecto pronto. Probablemente veamos una Surface 2 este mismo año.

Un aspecto que sin duda influyó para que Surface tuviera poco éxito fue el marcado dominio de Android y iOS. Surface –o cualquiera– necesitaría de un hardware y software revolucionario para acabar de un solo tajo con este duopolio, o al menos para quitarles rápidamente un pedazo significativo del pastel.

Surface es tal vez la única falla significativa del renacimiento de Microsoft.

¿Qué sigue ahora?

Sin duda, Microsoft hizo bien al renovar sus principales servicios de una sola vez, en una estrategia congruente y bien ejecutada; en la mayoría de los casos tuvo un éxito aceptable. Sin embargo, no propuso nada nuevo, sólo se emparejaba con sus principales competidores.  Es poco probable que a estas alturas Microsoft tenga un as bajo la manga o una especie de “ataque final”. Lo que se lance en 2013 posiblemente sea otra faceta de su transformación.

De hecho, la compañía no ha tratado de ocultar en ningún momento su interés en seguir fabricando hardware. En la carta anual de accionistas de la compañía, el CEO Steve Ballmer escribió: “Habrá momentos en los que construyamos dispositivos específicos con fines específicos, como parte de un esfuerzo continuo para concentrarse en la entrega de experiencias agradables a través de hardware, software y servicios. “

Por su parte el director financiero de Microsoft, Peter Klein, dijo: “Vamos a expandirnos geográficamente, vamos a ampliar la gama de productos y la distribución al por menor.”

Yo –y podría apostar que muchos–  espero que se refiera al rumor de una supuesta tableta Surface Xbox. De momento, la tableta Surface Pro con procesador Core i5 fue lanzada en Estados Unidos recientemente.

Los tiempos han cambiado, atrás quedó la era en que Microsoft era el rey indiscutido. Eso es muy bueno, ya que eso ha obligado a todas las empresas a evolucionar. Si no fuera por eso es posible que aún siguiéramos estancados en la era de navegadores lentos y software que consume muchos recursos de la PC.

Microsoft está siguiendo los pasos de sus competidores, si esa es la fórmula que funciona de momento, hay que seguirla. Aunque claro, aún puede mejorar bastante. Será interesante ver qué nos tienen preparado todos los rivales de Microsoft, y cual será su respuesta.


Consulta otro de mis artículos:


Z10 de Blackberry: Buena apuesta en hardware, pero sólo es la mitad del camino

Para saber si el Blackberry Z10 tiene lo suficiente como para llamar la atención de los usuarios iOS y Android sólo basta echar un vistazo a esta comparativa. Si bien no nos dará un pronóstico exacto, sí no dirá mucho del futuro del Z10.