BLOG, Reportajes especiales

¿Por qué aumentan los fraudes cibernéticos?

Los ciberdelincuentes ofrecen ofertas atractivas con un anticipo aparte,  piden transferencias bancarias a cuentas personales a través de la venta de artículos  que son en su mayoría costosos, invitan por mensajes instantáneos a ingresar a los  servicios de la banca en línea solicitando descargar e instalar aplicaciones o por medio  del nombre de usuario y contraseñas en páginas web apócrifas. Otra técnica utilizada  por estos estafadores es la persuasión de sus consumidores a seguir las negociaciones  de adquisición del producto fuera de la plataforma digital. fraudes cibernéticos

 

Existen cuatro tipos de fraudes cibernéticos:

 

Compra de artículos online 

Además de la piratería encontramos estados irreales de los productos, los cuales no  cumplen con las características con las que son ofertados, se omite información de  contacto, las víctimas no pueden reclamar ni reciben respuestas 

Pharming 

Sitios maliciosos rondando por la web. Una vez que la víctima ingresa, se produce la  descarga de un software que roba información sensible como contraseñas o datos  bancarios.

Phishing 

Se hacen pasar por una empresa de confianza, luego piden datos personales o  financieros. Este tipo de fraude se produce mediante correo electrónico, redes sociales  o incluso llamadas. 

Carding 

Es el uso ilegal de las tarjetas de créditos, el delincuente realiza la estafa por llamadas  telefónicas o email, así consigue los datos de la tarjeta de la víctima y realiza compras  reiteradas veces.

 

México y otros países de Latinoamérica como Brasil, Colombia  y Argentina forman parte de los países con más fraudes  electrónicos de toda la región con cifras altas que van en subida.  

Una de las razones principales que ocasionaron la suba de fraudes  electrónicos es la situación emergente del Covid 19 que claramente no trajo  solamente problemas y preocupaciones respecto a la salud. Con el aumento de  compras, ventas, transacciones, depósitos y del tráfico cibernético en sí; las estafas  crecieron notablemente. 

Los fraudes de identidad por email y los robos de datos han sido algunos  de los crímenes más reportados en la región durante la pandemia de  coronavirus, aun así, presentan un alto riesgo no sólo para los clientes de comercios  electrónicos, sino también para entidades y empresas financieras. 

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios  Financieros (Condusef) informó que el número total de reclamaciones por  delitos como robo o suplantación de identidad fueron de 16.306. Asimismo, los bancos como BBVA, Santander, HSBC tuvieron cada uno más de tres mil  reclamos y quejas en el año 2020 según el organismo defensor de los usuarios de  servicios financieros.

 

Los tipos de fraudes electrónicos más comunes durante la emergencia  sanitaria fueron: 

  • Suplantación de identidad de instituciones como la Organización Mundial de la Salud para ofrecer información sobre las vacunas contra la COVID-19
  • Sitios que hacen fraude mediante la venta de productos como geles desinfectantes para manos, tapabocas u otros productos solicitados
  • Suplantación de identidad de entidades gubernamentales para solicitar donativos
  • Ofertas fraudulentas de bancos, casas de bolsa o inversiones diseñadas para robar información bancaria
  • Solicitud de donativos para falsos hospitales u organizaciones

En el país, la Guardia Nacional y las 43 unidades de policía  cibernética busca empoderar a los consumidores para prevenir  los fraudes cibernéticos. 

Las instituciones de seguridad nacional emprendieron iniciativas para preservar  un entorno digital seguro y resiliente, y a la vez también promover la cultura  de denuncia ante posibles delitos cibernéticos en beneficio del consumo  responsable.

 

En caso de ser víctima de un delito cibernético, se debe considerar lo  siguiente: 

  • Debes reportar el perfil en la red social.
  • Realiza capturas de pantalla y copia las direcciones electrónicas de las páginas web; guarda mensajes, correos electrónicos, fotos y conversaciones, y todo lo que se crea conveniente como para tener un respaldo digital. 
  • Si eres padre o madre o tienes un menor de edad a cargo, fomenta a resolver el problema y a prevenir en el futuro.
  • Llama al 088 para realizar la denuncia ante el Ministerio Público, guiado por la guardia Nacional. Agenda el número de folio de atención para realizar el seguimiento.

Si tus padres ingresaron al mundo del internet es necesario que  puedas informarles sobre los peligros que existen, ya que la  mayoría de las estafas son hechas a gente de mayor edad. Para los delincuentes, estas personas son las más vulnerables, ya  que son fácilmente persuadidos si no están al tanto.  

La Guardia Nacional fomenta a los ciudadanos a reportar todo tipo de abuso o delito  cibernético al número 088, disponible a cualquier hora del día, ofrece también otros  medios de comunicación, correo electrónico cert-mx@sspc.gob.mx. 

El mayor robo cibernético registrado en México fue en mayo de 2018 en  donde individuos organizados lograron extraer 300 millones de pesos de  10 instituciones financieras a través de ventanillas bancarias, hasta ahora no se  han registrado detenciones. Lo único que se sabe es que el dinero se envió a 836  cuentas diferentes en 10 instituciones de crédito.

Se dice que para que el robo sea un  éxito hubo empleados de todos los niveles involucrados. Los delincuentes  aprovecharon la vulnerabilidad del sistema de seguridad para introducir  un software malicioso que generaba órdenes de transferencia a través de SPEI a  cuentas creadas con el fin de recaudar y robar todo el dinero en diferentes cuentas  simultáneas abiertas en 97 puntos de México. 

Podríamos decir que el mundo de la tecnología siempre tendrá su punto débil, ya que  grandes potencias mundiales han sufrido de estos ataques y hasta el día de hoy no  tienen culpables; no obstante, ante el marcado y constante avance de los  delitos y estafas en internet, la importancia de prevenir en épocas de  Coronavirus no se limita sólo al área de la salud.

 

—Melisa Murialdo

 

 

fraudes cibernéticos fraudes cibernéticos fraudes cibernéticos fraudes cibernéticos fraudes cibernéticos fraudes cibernéticos  fraudes cibernéticos fraudes cibernéticos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *