BLOG

¿Qué medidas tomará Facebook para combatir los videos violentos transmitidos en vivo?

Dislike Dislike

Sucedió hace apenas unos días. Wuttisan Wongtalay, de 20 años y nacionalidad tailandesa, ahorcó a su hija de once meses en la azotea de un hotel y después se mató de la misma forma. Lo retransmitió todo a través de Facebook Live, la herramienta para compartir video en directo de la red social del mismo nombre. Varios familiares de ambos estaban conectados y presenciaron la tragedia en tiempo real. Cuando la policía llegó al lugar de los hechos ya nada podía hacerse.

No es el primer caso truculento desde que Facebook decidió poner el vídeo en streaming, antes disponible solo para los perfiles de celebridades, a merced de sus más de 1.860 millones de usuarios en todo el mundo, dentro de su estrategia de apuesta firme por este formato. Un estudio de Global Web Index calculaba el pasado mes de octubre que al menos uno de cada cinco miembros de la comunidad utilizan la herramienta, lo que situaría en alrededor de 370 millones el número de personas que disfrutan de ella.

Por supuesto, el porcentaje de retransmisiones violentas y delictivas es minoritario, pero la atención mediática que captan y la conmoción que generan son enormes. Además de varios suicidios, en su mayoría de adolescentes, en los últimos meses la prensa se ha hecho eco de otros sucesos traumáticos transmitidos en Facebook Live.

40 personas asistieron en marzo, por ejemplo, a la emisión en directo de la violación en grupo a una adolescente de 14 años en Chicago. Ninguna de ellas avisó a la policía; fue la madre de la víctima, que llevaba varios días desaparecida, la que alertó a un agente de policía cuando acudió a la comisaría a mostrar el vídeo. Según la prensa local, un menor de 14 años fue detenido después en relación a los acontecimientos. En enero en Suecia tres hombres fueron detenidos por violar a una mujer y retransmitirlo a través de Facebook Live, después de que una testigo online alertara a las fuerzas del orden.

Un hombre de Cleveland, en Ohio, inició a mediados de abril un streaming a través de su perfil de Facebook asegurando que iba a matar a la primera persona con la que se cruzara por la calle. El anciano que tuvo la mala fortuna de toparse con él fue asesinado de un disparo mientras la cámara del smartphone no dejaba de retransmitir. El asesino se suicidó poco después, mientras era perseguido por la policía.

Un desafío que exige velocidad

Los dos vídeos publicados por Wongtalay, el tailandés que mató a su hija antes de quitarse la vida, fueron reproducidos un total de 112.000 y 258.000 veces antes de que Facebook los eliminara de su plataforma. Algunos internautas los publicaron en YouTube, de donde también fueron eliminados después de que otros usuarios los denunciaran. Facebook tardó 24 horas en borrarlos, mientras que el portal de vídeo de Google se demoró 15 minutos.

Para que la red social dirigida por Mark Zuckerberg retirase el contenido de su plataforma hizo falta que la policía tailandesa emitiera una orden y que el ministro de Economía Digital se pusiera en contacto con la compañía. Somsak Khaosuwan, secretario del mencionado ministerio, alabó la colaboración de Facebook y resaltó que no era más que un proveedor de servicios que había actuado según su protocolo habitual.

Pero la presión para que ejerza un mayor control sobre los contenidos que se retransmiten en vídeo en directo aumenta sobre los hombros de la compañía. Pese a que Facebook Live ha sido concebida para retransmitir vídeo en directo, sus usuarios pueden escoger la opción de permitir a los usuarios que vuelvan a ver esos vídeos de nuevo más tarde, hasta que sean eliminados. Ello, sumado a que existen formas de grabar el streaming y de realizar capturas de pantalla, hace que imágenes como las anteriores puedan volver a ser reproducidas una y otra vez. En casos como el de Tailandia, los agentes encargados de investigar el suceso han expresado públicamente sus sospechas de que este tipo de crimen online, el primero del país, pueda responder en parte al efecto contagio producido por sucesos similares acontecidos con anterioridad en otros lugares del mundo, y mediatizados y viralizados.

Un importante sector de la comunidad online pide a Facebook que implemente medidas que aumenten la rapidez con la que este tipo de vídeos son detectados y eliminados. En la pasada edición de la conferencia de desarrolladores F8 Mark Zuckerberg transmitió sus condolencias a la familia del hombre cuyo asesinato en Cleveland fue retransmitido por Facebook Live, y explicó que, desde este incidente, su compañía se encontraba revisando la manera en la que monitoriza el contenido que se emite mediante esta herramienta. Facebook, aseguró entonces, haría todo lo posible para prevenir la publicación de contenido objetable, abogando por la inteligencia artificial como la forma más apropiada de reducir los tiempos de eliminación de vídeos violentos. “Tenemos mucho que hacer (en cuanto a seguridad). Tenemos mucho trabajo, tendremos que dar todo lo que podamos para prevenir que sucedan tragedias como esta”, señaló en su discurso.

-Manuela Astasio.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>