Uncategorized

Tres ventajas de los pagos con tarjeta para pymes

El comercio electrónico, y el desarrollo de tecnología y soluciones inclusivas generan las condiciones de emprendimiento e innovación para que las pymes puedan prosperar en la economía digital. En el primer año de la pandemia el número de negocios de este sector que se digitalizaron por primera vez superó el 200% en América Latina.[1] Asimismo, durante el primer semestre de 2021 seis de cada diez pymes ya vendían en línea y registraron un alza del 100% en ventas por medio de canales digitales[2].

 

Los comportamientos de los consumidores digitales actuales han cambiado drásticamente y sus expectativas han evolucionado: compran a través de múltiples canales, físicos y online, buscan agilidad y seguridad al transaccionar en línea y valoran contar con alternativas de pago flexibles que les brinden mayor liquidez financiera. En este sentido, el pago con tarjeta para compras en línea se ha perfilado como un método atractivo para atender estas necesidades.

 

Conekta identificó un incremento del 23% de este método de pago en 2021 en comparación con el año anterior,[3] y su implementación tiene el potencial de fomentar la competitividad y crecimiento de las pymes en el año en curso. A continuación compartimos las tres principales ventajas de su implementación:

 

Ayudan en la gestión de las finanzas personales: La opción de meses sin interés (MSI) brinda financiamiento al usuario, lo cual impacta en la decisión de compra ya que el consumidor puede administrar mejor la liquidez de sus finanzas personales.

 

Brindan comodidad, seguridad e inmediatez: Para el que busca comodidad, ofrecen la posibilidad de generar pagos recurrentes, lo que eficienta el proceso de cargos y además, crea familiaridad con el consumidor. Por otro lado, la tokenización permite reemplazar los datos sensibles de una tarjeta bancaria por un código único identificativo para ser empleado durante la transacción digital y garantizar la seguridad del pago.

 

Promueven competitividad en el negocio: En México, casi la mitad (47%) de todas las transacciones en línea se realizan con tarjetas de crédito y débito[4] por lo que implementar este método de pago permite aumentar tu competitividad y acercarte a un mercado de consumidores potenciales cada vez mayor.

 

Se estima que para 2025 el comercio electrónico se incrementará un 226%, lo que representaría el 58% del crecimiento total de ventas de retail en el país[5]. Para que las pymes puedan aprovechar este impulso, deben de implementar estrategias de pago en línea que les permitan llegar a toda la población e incrementar sus ventas. Ofrecer la opción de usar tarjetas de crédito y débito como método de pago en línea puede ser un diferenciador clave que permite ofrecer al usuario liquidez, comodidad y seguridad, además de fomentar su competitividad en el sector.

Las habilidades de las pymes para innovar permitirán fortalecer sus capacidades de venta en línea, mientras que se abren un mercado de clientes y usuarios digitales cada vez más amplio. El futuro de los pagos digitales ya está aquí y su implementación en las operaciones de las pymes seguirá abonando en la construcción de una economía digital que beneficie e incluya a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.